¿Alguna vez te has preguntado si sería posible combinar la nueva tecnología de diseño en infraestructuras con los sistemas de información geográfico? La respuesta es un rotundo si, y no solo eso, sino que juntos pueden ser una combinación potente y resolutiva a la hora de crear, diseñar o gestionar datos y aplicarlos a los SIG en éste caso, ya que con los Sistemas de Información Geográficos o GIS (Geographical Information System) se permite combinar la tecnología geográfica con el diseño de las infraestructuras o más conocido como modelo de trabajo BIM, pero antes de continuar es importante conocer las características de cada uno de nuestros componentes para saber cómo su fusión, puede aportar grandes avances en nuestra forma de trabajo, cada vez más detallada y eficiente.

De forma introductoria, comenzamos con BIM (Building Information Modeling), es una metodología de trabajo cada vez más usada en la actualidad para, principalmente, proyectos en el entorno de la construcción, en el que la información va integrada en un modelo digital único, teniendo la característica especial de poder gestionar o administrar las infraestructuras a lo largo del tiempo, es decir, engloba todas las facetas del proceso como la planificación, construcción, el mantenimiento, diseño, ejecución o análisis del mismo, todo integrado en el modelo BIM. Lo importante de este modelo es que se convierte en colaborativo, lo que quiere decir que los diferentes departamentos se aúnan por un mismo propósito que es conseguir la máxima eficiencia de las infraestructuras del futuro.

Por otro lado, tenemos los GIS con lo que estamos más familiarizados y que son softwares, tanto libres como privados, que pueden manejar gran cantidad de datos con una componente espacial geográfica, dando diferentes tipos de soluciones para nuestro día a día. Son muy versátiles y su poder de integración no se da sólo con BIM, si no también con otras tecnologías como Mapbox pinche aquí o tecnologías CAD.

Bien es sabido que la combinación de éstas dos es de lo más potente e innovadora, comenzando como no con una de las funciones más obvias, la planificación urbanística, permitiendo la mejor organización territorial, solucionando así problemas futuros, abaratando costes, o mejorando estructuras ya creadas que se van quedando obsoletas. La representación de datos en 3D también es uno de sus puntos fuertes, aunque también puede hacerse con otras tecnologías como son los CAD, pero se diferencia con BIM en que éste destaca por el volumen de datos que puede manejar, ya que puede ser mucho mayor generando así una visualización más completa y ágil para navegadores webs, por supuesto usando la información geoespacial, generando esos avances tan necesarios para nuestro futuro.

A su vez GIS y BIM pueden integrarse con otras tecnologías para dar soluciones y marcar significativos avances en la seguridad civil, tal como observar y medir información relacionada con accidentes naturales como sismos, análisis en las temperaturas o vibraciones, información muy útil para predecir y evitar esos futuros problemas.

Son muchas las ventajas que se pueden obtener de esta conjunción, pero en resumen, podemos decir que su correcto uso podría influir en la reducción de costes, mejorar la planificación urbanística, solventar problemas derivados de los accidentes geográficos, crear ciudades más sostenibles o infraestructuras más eficientes. Manejar este tipo de uniones fundamentalmente nos ayuda en el avance hacia nuevos patrones tecnológicos, y aunque en la actualidad se están poniendo a prueba todavía, sin duda nos acerca un paso más hacia la sostenibilidad en éste sector.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…

Autor:

Bibiana Pinilla

Formación de calidad impartida por profesionales