El lince ibérico, mamífero carnívoro de la familia de la familia Felinade y endémico de la península Ibérica, se ha convertido en una de las especies de felinos más amenazada del mundo.

Este animal pasó de ser una especie próspera en nuestro país, ya que se estima que había más de 5.000 ejemplares hace 50 años, a estar al borde de la extinción. En 2002 la IUCN, organismo internacional que se encarga de evaluar y clasificar el estado de las poblaciones de todos los seres vivos que habitan este planeta, incluyó al lince ibérico en la máxima categoría de amenaza que se le puede otorgar a una especie antes de que sea considerada extinta.

Tras este punto de inflexión las organizaciones dedicadas a la conservación animal han trabajado sin descanso para evitar su desaparición. El pasado 14 de mayo la Comisión Europea aprobó el proyecto ‘Life Lynx Connect’, el cual cuenta con una inversión de más de 18 millones de euros, y está previsto que arranque durante 2020 y se prolongue durante cinco años.

El uso de las nuevas tecnologías ha sido de gran ayuda a la hora de plantear estrategias para la conservación de esta especie, como por ejemplo la geolocalización de ejemplares mediante el uso de la señal GPS emitida por un collar rastreador.

Esta técnica no sólo permite conocer los patrones de movimiento de los linces, sino también su rápida localización en caso de fallecimiento. El proyecto “The Virtual Museum of Life” se encarga de recopilar toda la información posible de los fallecimientos de los linces en nuestro país.

Iberlince es el tercer proyecto LIFE aprobado por la Comisión Europea que apuesta por la conservación del lince ibérico. El principal objetivo es el de incrementar el número de ejemplares y el de identificar, preparar y establecer nuevas áreas de reintroducción en la península. Si te interesa el proyecto tiene disponible el visor de mapas, el cual es accesible desde cualquier dispositivo.

El proyecto LIFE dedicado a la conservación del lince no sólo se centra en España, también tenemos LIFE Linx para salvar la población del lince boreal. Esta especie se extinguió a principios del siglo XX debido a la caza y su persecución, la pérdida de hábitat y la falta de presas. En 1973 fue reintroducido con éxito y se extendió hacia Croacia y Bosnia Herzegovina, pero años después la población volvió a disminuir debido principalmente al deterioro genético (endogamia y deriva genética). Por todo esto, LIFE Linx se dedica a actualizar y enriquecer a la población existente y mejorar su conectividad con otras poblaciones, especialmente la Alpina.

Esto no es más que una pequeña demostración de lo útiles que pueden llegar a ser los Sistemas de Información Geográfica para la conservación de la fauna en este caso, ya sea para identificar nuevos hábitats o incluso delimitar zonas de peligro, como por ejemplo en el caso del lince canadiense, ya que se usó la tecnología de ArcGIS para definir el hábitat más adecuado para la supervivencia del lince dentro del Bosque Nacional Arapaho.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…

Formación de calidad impartida por profesionales